El Renacimiento de la Iglesia de Weiser

“En cada avivamiento hay un nuevo énfasis del carácter misionero de la iglesia. Ella regresa al Calvario y mira al mundo a través de los ojos de Cristo”—John Shearer.

Weiser es un pueblo pequeño al suroeste del estado de Idaho. Habitado ahora por más de mil personas hispanas fue durante muchos años el pulmón del adventismo hispano del estado. Poco a poco los miembros emigraron, la mayoría en busca de nuevos horizontes. Otros descansaron en espera del regreso de Cristo. Son recordados: José Zaldívar, Juan Olveda y Román Hernández. Gracias a su visión, dejaron a la iglesia en buen estado financiero, a fin de que pudiera continuar su misión evangelizadora.

Reavivamiento bajo nieve

El 12 de diciembre de 2015 fue un sábado frío, pero en el interior del templo de Weiser, el espíritu misionero renacía. La familia del hermano Fredi Vásquez y el evangelista Enrique Vado y su esposa, reabrían las puertas del templo por primera vez, tras diez años de permanecer cerradas. Para la gloria de Dios, ocho meses después, el sábado 20 de agosto de 2016, más de 25 personas alababan al Creador en el templo. En Weiser se han presentado seis cruzadas de evangelización, una feria de salud que brindó atención médica gratuita a un centenar de familias, un servicio de comunión y dos ceremonias bautismales. En la más reciente, bajo el liderazgo del evangelista Ángel Laurencio y su esposa Betty, oriundos de Cuba, dos personas rindieron su corazón a Cristo: el joven Brian Gordillo, y el hermano Adolfo Ixta.

Apoyo de la iglesia de Payette

Bajo el liderazgo de su primer anciano, el hermano Miguel Herrera, la iglesia de Payette ha contribuido al resurgimiento de la de Weiser. Otros líderes, Fortunato Herrera y Marcos Aparicio, junto a sus esposas, Lucía y Sara, así como el hermano Alejandro Díaz y su esposa Ofelia, han trabajado arduamente con tal de hacer realidad el sueño de Dios de abrir otra vez la iglesia de Weiser.

Proyección

La congregación está organizada, ya nombró su junta directiva. Realiza sus reuniones de oración cada domingo a las 5:30 de la madrugada, con una asistencia cercana a las veinte personas, entre ellas, más de ocho amigos de la comunidad. Weiser se prepara así para su próxima campaña de evangelización.

Juan Francisco Altamirano, coordina la labor de las iglesias de habla hispana en la Asociación de Idaho.

October 25, 2016 / Acción
Share