De pandilleros a hijos de Dios

Nampa, Idaho. Cuando el joven pastor Harold Altamirano hizo el llamado, más de veinte jóvenes se pusieron de pie expresando su deseo de entregar sus vidas al Señor. Veinticuatro horas más tarde, el sábado 15 de Noviembre del 2008, seis jóvenes descendieron a las aguas bautismales como fruto del trabajo de un antiguo líder de pandilla y traficante de drogas.

El día cuando su hijita melliza pereció bajo las llantas del vehículo que él mismo conducía, Gustavo se enfrentó a un terrible dilema: seguir confiando en ese Dios que supuestamente lo guardaría de todo mal, o volverse a su antigua vida: la de las pandillas y el vicio. Gustavo optó por lo primero. Entonces oró: “Señor, quiero ser instrumento tuyo para arrebatarle almas a Satanás”. Doce meses después de esa oración, el Señor le ha provisto no solo un hermoso edificio donde ministrar, sino un trabajo de tiempo completo rescatando jóvenes de las pandillas y del vicio. Seis de ellos entregaron sus vidas a Jesús ya. Se está trazando planes ya para que The Way Ministries se convierta en la primera iglesia adventista hispana para jóvenes en el área de Nampa, Idaho. La próxima vez que usted ore, por favor recuerde el ministerio de Gustavo Sánchez y a estos seis jóvenes recién bautizados. Ellos están soñando con hacer grandes cosas para Jesús.

February 01, 2009 / Perspective
Share